Carta a una amiga

Carta a una amiga

 

Querida amiga: Si de algo estoy segura es de lo afortunada que soy al tenerte.

No recuerdo el momento en el que nos hicimos inseparables. Pero sí recuerdo que, un día de instituto, ambas nos elegimos.

Cuando echo la vista atrás, siento que siempre has pertenecido a mi vida.

Puede ser, porque llevamos juntas media existencia.

Como decimos siempre: Lo nuestro va más allá de la amistad.

Dicen que los amigos son la familia que elegimos. Cuánta razón hay en esas palabras.

Llevamos caminado juntas veintidós años, ni más ni menos.

Unidas más de media vida. ¿Quién lo iba a decir?  Siempre tan distintas, tan diferentes. Con vidas opuestas. Continuamente, queriéndonos y respetándonos.

Tenemos la mala costumbre de apreciar a las personas cuando ya no están, cuando se han ido o les sucede algo malo.

¡Este no es nuestro caso!

Perpetuamente decimos y demostramos lo que sentimos.

Me duele en el alma verte sufrir. Se que la vida te ha jugado malas pasadas. Y no se por qué se empeña en hacerte daño.

Una vez escuché que Dios solo nos da lo que podemos soportar.

Cuántas cosas has tenido que soportar…

¡Qué fuerte eres amiga! Te admiro tanto…

Eres un gran ser humano, lleno de luz y una mujer luchadora.

Te admiro por tu fuerza, por amarme tal y como soy, sin juzgarme, sin atacarme. Gracias.

Cuando he hecho algo mal, siempre has sido la primera en decírmelo. Con respeto y con esa dulzura que te caracteriza.

Llevo toda noche en vela, sin poder dormir. Es muy frustrante verte llorar y triste.

Pero también me siento feliz de que tengas a tanta gente linda cuidándote, mimándote y arropándote en estos momentos tan difíciles.

Es tan sencillo quererte… Eres buena amiga, buena hija, buena hermana.

Gracias por todo lo que aportas y das a mi vida. En mis triunfos y fracasos siempre has estado ahí.

Cada vez son más las responsabilidades que nos hacen estar separadas. Cada vez son menos los encuentros.

Pero cuando surgen, son increíbles. Ni el tiempo, ni siquiera la distancia, podrá con nuestra amistad.

Hoy quiero que sientas que siempre estaré para lo que necesites. Y que si volviera a nacer, volvería a elegirte como amiga.

Como mi mejor amiga. Se que suena a cosa de niñas chicas.

Pero ¿quién dijo que un día dejamos de serlo?

A tu lado es fácil mantener viva la niña interior.

 

Inspirado y pensado en mis grandes amigas.

Pero especialmente va para ti, Jenni.

MI MEJOR AMIGA.

Sígueme y dale like:
Facebook
YouTube
Instagram
4 comentarios
  1. Que tierno!!! Que importante es tener a alguien que no sea fugaz, que no aparezca y desaparezca y que demuestre el cariño que dice sentir.Sé como eres cuando toca apoyar. Es muy afortunada por tener tu amistad. Quizá la vida no la ha tratado bien, pero le ha puesto a personas maravillosas en el camino. Yo soy muy dependiente emocionalmente y eso puede ser malo, pero creo que es de humanos, cuando no encontramos la felicidad en nuestra vida, permitirnos encontrarla en la gente. Me conmovió mucho esta publicación. Es un regalo leerte.

  2. Me emocioné mucho! Un auténtico placer leer todo lo escribes, muy grande que eres! 💖 cada uno de tus articulos siempre me llegan al corazón, pero éste ha sobrepasado mi corazón!

Deja un comentario