Celebra un día triste

CELEBRA UN DÍA TRISTE

 

Ahora está muy de moda la positividad, el ser positivo. La sociedad casi nos obliga a tener que estar felices todo el tiempo. Las redes sociales, día tras día, nos demuestran la vida perfecta de los demás, incluso la nuestra propia.Esa irrealidad nos hace inconscientemente ser más exigentes con lo felices que deberíamos ser. ¡Sí! Hay que ser felices todo el tiempo. ¡Como si todo el mundo no deseara eso!

Lo ideal sería vivir siempre en los Mundos de Yupi, pero la verdad es otra.

Un día decidí ser humana y no fingir más. Si en algún momento me siento triste, cabreada o mal, así mismo tendré que sentirlo y vivirlo.

En ese instante comencé a celebrar mis días tristes. Me prometí a mí misma que seguiría llevando el mismo estilo de vida positivo, e intentaría ser agradecida siempre. Con el tiempo he descubierto que se vive mejor. Pero ahora -si tengo un día malo-, lo celebro, sin más preámbulos.

¡Eso sí! No permito que sea más de un día. No debo darle tanta importancia al día triste. Sólo la justa y necesaria.

Vivir bajo un Mundo Yupi no es fácil, me cuesta recordar que soy humana, que siento, padezco. Hay cosas que duelen, que hieren; muchas me hacen sentirme mal, muy mal. Por mucho que mi filosofía de vida sea positiva y agradecida, a veces me cuesta llevarla a la práctica. La teoría me la se de memoria, pero en ocasiones cuesta aplicarla.

Cuando tienes uno de esos momentos tristes, uno mismo se señala con el dedo, se autocritica y dice: “Eh ¿dónde está ese mundo perfecto, de positividad, vacilón, color rosa, unicornios y amapolas?”

Te frustras, ya no solo por estar mal y triste. Te frustras porque no es tu forma de vivir, porque todo el mundo dice que tienes que ser feliz y, en ese instante, lo único que sientes es que no lo eres. Necesitas estar sola, gritar, gritar mucho y llorar. Pero no puedes, tienes que sonreír, la sociedad lo dice. Los anuncios de televisión lo dicen, yo lo digo, tú también. Ah, y que no se te vaya a olvidar, subir la foto feliz del día al Facebook, con texto incluido, de lo maravilloso que es tu mundo, ¡aggggg!

Juro que no estoy en contra de ello, es más, me encanta hacerlo, soy de ese 99 por ciento de personas que lo hace, pero…

¿Y qué hacemos con esos días que no son tan yupi-guays?

RECONOCER QUE ES UN MAL DÍA

 

Img_DiaTristePrimeramente, hay que ser consciente de que tenemos un día malo, si sentimos tristeza, la sentimos, la aceptamos y no la disfrazamos.

Di bien alto ¡estoy triste! Hoy estoy triste y he tenido un mal día.

Todos los días no son de yupi, acéptalo. Y seguidamente lo celebras.

CELÉBRALO

 

¡Lo se!

Pensarás que estoy loca, cómo hablar de celebración, cuando andas hundida en el hoyo, que ni con grúa sales de él. ¿Cómo se puede celebrar eso?

Sí se puede, y además tienes dos opciones: Seguir hundida en el hoyo, esperando a que alguien te rescate, o te rescatas tú misma. ¡Tú eliges!

No pienses que ésta celebración se trata de irse de fiesta (que tampoco está mal), beberse todo el alcohol del bar, o acostarte tarde. ¡No! Estoy hablando de otro tipo de celebración.

Mi celebración trata de sacar toda la tristeza que hay dentro de ti, de tal modo que al día siguiente no quede nada de ella.

Intenta no reprimirte, de que nos sirve fingir qué estamos bien, o el hacernos los fuertes ¡si la realidad es otra!

LLORA

 

Estoy destrozada, hundida y punto. Es la realidad, asúmelo, no aguantes las lágrimas. Llora. Llorar es bueno para la salud, el llanto hace que se liberen dos hormonas que funcionan como anestesias naturales, tienen la capacidad de disminuir el dolor.

Si quieres llorar, hazlo, el aguantarte las lágrimas sólo te creará más ansiedad, angustia y estrés. Llorar te hará soltar esa presión del pecho, desahogarte y al tiempo verás que las lágrimas te harán sentir tranquilidad.

Para celebrar por todo lo alto el día triste y sacar todas tus lágrimas fuera. Te dejo algunos trucos, que nunca fallan.

CUÉNTATELO

 

Si estás triste, llámalo por su nombre.

Vete hacia el espejo y dite a ti misma, el por qué estás así. No te rías esto es muy serio, estás en tu día triste. Analízalo. Normalmente los problemas suelen tener soluciones, cuando caes en ellas, es estando contigo mismo, frente a frente.

Si el problema no tiene solución o no logras verlo en ese instante, deja de machacarte, no sirve de nada, tampoco el darle vueltas te hará sentir mejor.

Suéltalo, grita y acude alguna amiga, ella sabrá consolarte.

SIGUE LLORANDO

 

El siguiente paso, será seguir llorando. Siéntete víctima, algo que nunca falla es, ponerse la película más dramática y triste que tengas en casa, de esas que sólo con el comienzo ya estás sollozando.

Eso te ayudará a sacar todas las lágrimas reprimidas que llevas dentro, no sólo llorarás por la película, también llorarás por tí. Si no es suficiente, escucha música romántica, esas bandas sonoras súper mega-hiper-tristes ¡Vamos! Seguro te viene alguna a la cabeza.

Mientras vas escuchando tan bellas melodías, puedes acompañarlo de un rico y gigante helado de chocolate. Digo chocolate porque es mi favorito. Mándate la tarrina entera, de esas XXL, hoy es tu día triste y te mereces lo mejor.

No te sientas culpable, mañana será otro día… Podrás ir al gimnasio, salir a correr, hacer el deporte que te gusta.

Mmmm, te acabas de acordar que no te gustan los deportes… Pues nada, tocará llorar también por eso. La cuestión es no parar de llorar.

Estás celebrando tu día triste y todo lo que hagas, veas y escuches tendrá que ir acorde con él.

PONTE CÓMODA

 

Quédate en pijama en casa, echada en el sillón; con los pelos esos típicos de recién levantada, o sacados los dedos del enchufe.

Llora tanto que sientas que ya no te quedarán más lágrimas que derramar, porque hoy es tu día triste, pero mañana ya no lo será. Aprovéchalo.

Mañana será el día, en el que te sentirás liberada, en el que el sol volverá a salir por tu ventana. Posiblemente te levantes de tu cama con un dolor de cabeza horrible, es el causante de haber llorado tanto, volverás a mirarte al espejo, pero esta vez será diferente.

Ya estás liberada. Entonces, observarás tu cara hinchada y te vendrá a la mente la imagen tuya en pijama, con pelos del enchufe, comiendo y llorando a la vez, diciéndote al espejo lo desgraciada que eres y -por un pequeño, pero gran instante-, eso te hará reír. Recordarás que no todos los días son iguales, que sólo está en ti, que hoy tu día sea diferente al de ayer.

Después de comprobar que no tienes nada en la nevera, porque te lo zampaste todo la noche anterior, te tocará ir hacer la compra. Pero en cambio hoy, será diferente que ayer.

Quiérete, ámate y sigue adelante.

La vida nos pone desafíos que creemos no poder soportar, sin saber, que sólo nos pone los que podremos sobrellevar. Los desafíos se miden según tu grandeza.

No hay desafío pequeño para una persona grande como tú, aprende de tus días tristes, sólo depende de ti superarlos o no.

Sígueme y dale like:
Facebook
YouTube
Instagram
15 comentarios
  1. Me han dado hasta ganas de tener un día triste para celebrarlo jejejeje me ha gustado mucho el post 🙂

  2. Sinceramente, lo siento, digo lo siento porque si esas palabras salen de ti , da significado al encanto de mujer q llegas a ser y que tal vez nunca llegaré a conocer como me gustaría. Emotivo, y con grato placer te comento que tendré ese día para llorar y gritar eso de ” hoy tengo un mal dia”

  3. Que bonita reflexión ….

  4. Hay que celebrar la vida, celebrar que vivimos y sentimos… la tristeza es parte de nosotros, nos hace fuerte, nos hace sentir vivos….!!!! Me encanta

  5. Gara has descubierto una faceta mia de las cuando tengo un día triste

  6. Me gustó el post pero.. ¿qué pasa si todos los días son tristes? si, no puedes hablar de tus cosas con nadie, ni siquiera con una amiga? y encima sentir que nadie te apoya, que aunque te vean rara y sepan por dentro que algo te pasa, en vez de preguntar, que saben que no saoltarás prenda, simplemente estén ahí. ¿Qué pasa si todos los días son tristes?..

    • Gracias Tania,la verdad que hay muchas personas que tienen muchos días tristes,yo recomiendo que si son varios dias contar con un profesional,yo hablo bajo mi expreciencia personal,un super besote cariño y animos.
      Solo decirte que la verdadera fuerza de cambiar nuestra vida,está en nosotros mismos

    • En este caso si todos los días son tristes y no vez La Luz, yo recomiendo visitar un profesional. Yo estuve una época haciéndolo y me vino de maravill.
      Estamos acostumbrados ir al médico cuando nos duele algo, para que nos curen. Y nos da vergüenza ir al sicólogo para que nos curen los sentimientos o el corazón. Yo lo recomiendo cien por cien. Ánimo cariño, de todo se sale

  7. Me encanta, muy buena reflexión es normal tener días así…

  8. Hola Gara! Hoy mismo me han recomendado tu blog y tengo que decirte que me ha encantado esta entrada en concreto. Yo soy otra yupi que adora estar contenta y ser positiva y por eso mismo muchas veces no me dejo estar triste… y me voy comiendo toda mi pena hasta que se desborda. Es verdad que hoy parece que estamos obligados a ser felices y al fin y al cabo todas las emociones son importantes y necesarias, y creo que es muy positivo tu mensaje de celebración porque es una forma de desahogarse sin prejuicios y así poder volver a estar mejor. También me ha encantado lo del tarrito de agradecimiento, me apunto ambas cosas y aquí tienes una nueva seguidora, gracias por tu blog ☺

  9. Por cierto me encanta el título del blog, a ti también te decían lo de Muchacha, tú vives en los mundos de Yupi o qué? jajajaja.

Deja un comentario