Taiwan: Viaje a mi interior

Después de unas semanas intensas en Taiwán, a miles de kilómetros de mi hogar, regreso a casa con las pilas recargadas. Recargadas de amor, sabiduría y esperanza.
Sin duda este viaje cambió algo de mi ser, no sabría expresarlo muy bien. Lo único que sé es que ya no soy la misma de antes.
Estoy dándole vueltas a la cabeza para encontrar el motivo en sí de porqué me siento así y expondré algunos de los que más me marcaron.

• VIAJAR SIN MI GEMELA •
Se hace extraño la verdad, ya que el 97% de mis viajes han sido junto a ella.
Suena a tópico, pero es real que los gemelos tenemos una conexión fuera de lo común y aunque parezca algo repetitivo, este tópico es cierto. Juntas hemos pasado la mayor parte de nuestra vida. Imagina por un instante esa situación de apego a algún lugar, familia o novio que hayas tenido. Pues ahora imagínate el apego que pueda tenerle a mi hermana, la persona que nada más nacer ha estado ahí, a mi lado siempre: Mismo colegio, misma clase, mismos amigos, misma habitación de dormitorio, mismos trabajos, mismo sueño y miles de experiencias vividas.

• LA SOLEDAD DE ESTAR FUERA •
Me encanta viajar. Comencé a hacerlo desde muy joven. La mayoría de mis viajes siempre han sido  por trabajo, aunque también he tenido la suerte de viajar por placer y en todos esos viajes he experimentado la misma sensación de nostalgia. Es por eso que viajar acompañado de alguien, al menos en mi caso, es fundamental, ya que me siento más arropada y tranquila, disfruto mucho más.

• VIAJE DE ENSEÑANZA •
Aunque en la mayoría de los casos lo mejor sea viajar con alguien de confianza, hay viajes y lugares en los que tienes que emprender esa aventura totalmente en solitario, como diría Alejandro Sanz: Mi soledad y yo.

• MI SOLEDAD Y YO •
Muchas veces la vida nos exige ser valientes. ¿Y qué tal si somos valientes por nosotros mismos?
–  Atreverse a viajar solo no es fácil y que me lo digan a mi que hice el maravilloso Camino de Santiago, con mi soledad. A pesar de que ese viaje fue un infierno en muchos aspectos, reconozco que regresé con una fuerza indescriptible. Es increíble lo mucho q puedes llegar a conocerte.
–  Otra manera fácil para conocernos más es viajar con alguien que no tengas mucha afinidad, personas completamente diferentes, o simplemente alguien que no conozcas demasiado ¡Te aseguro que ese viaje sí que será el mejor de tu vida!
He tenido la suerte también de poder experimentarlo en un viaje que hice a Punta Cana con una amiga, en aquel entonces era más bien una conocida. Estaba pasando por una mala época, ella me propuso en plan locura irnos de viaje, al principio lo dudé ¿Qué pintaba yo en la otra parte del mundo con alguien que no era mi amiga? Pues les diré que ha sido y es, uno de los mejores viajes de mi vida.

• LO QUE NO DEBERÍAS HACER •
Siempre basada en mi experiencia de vida, no recomiendo viajar con más de tres personas a la vez, ya que esos viajes masivos de amigas y amigos no suelen terminar como quisieramos. Al principio parecen divertidos, a lo largo de los días verás que no lo es.

Primordialmente no es fácil que tantas personas se pongan en acuerdo a la misma vez, cada uno tiene sus propios intereses o prioridades, la organización y el planing de horarios va a ser una auténtica locura.  Es por ello que, después de haber tenido muchas vivencias viajeras, decidí emprender esta nueva aventura junto a mi mejor amigo, Alexis.

• EL APRENDIZAJE •
Adoro conocer nuevos rincones, nuevas personas, culturas y creencias.
Sin ninguna duda Taiwán superó mis expectativas, no tanto por sus paisajes verdes, la limpieza o el orden de esa maravillosa isla, lo realmente alucinante del viaje fue su cultura totalmente opuesta a la nuestra, el lenguaje, los miles de kilómetros que me separaban de mi Tenerife, “mi zona de confort” o lo sonriente que son l@s Taiwaneses.
He pasado mucho tiempo fuera de casa, he vivido en Nueva York, Mexico, Puerto Rico, etcétera.
Pero esta vez, aunque sólo fueran dos semanas, aprendí mucho más que en otros lugares: Descubrí que aunque no hablemos el mismo idioma y aunque nuestra cultura no sea la misma, es bonito observar que el ser humano es capaz de respetarse y entenderse con tan solo una mirada amable o una sonrisa tierna.
Dentro de nuestras diferencias sociales, todos somos iguales y en Taiwán descubrí que no hay fronteras que nos separen.

• ESPERANZA •
A pesar del caos mundial que atravesamos de guerras, corrupciones y destrucción, da esperanza descubrir la otra cara de la moneda. Increíblemente aún existen personas buenas en el mundo y en Taiwán volví a creer en ello.
Nada más llegar a Taipei sabía que iba a ser difícil la comunicación, ya que no tengo idea del chino y mi  nivel de inglés es bajo, pero para mi sorpresa el idioma no fue un problema, la mayoría de l@s taiwaneses hablaban mi nivel de inglés 😂
Gracias a eso, pude soltarme más y dejar mi vergüenza a un lado para echarle cara al asunto. Descubrí una Gara más segura de sí misma, sin complejos y miedo a equivocarse.
Cuando estudiaba inglés, lo que más me aterraba era el equivocarme, pero en Asia me equivoqué mil veces y gracias a esas equivocaciones, casi sin saberlo, me convertí en la líder del viaje. Recobré una gran confianza en mí, pero créanme que eso fue lo de menos.
Si algo destacaría de esta aventura, es mi entusiasmo y esperanza de volver a creer en la humanidad, de quitarme estereotipos o creencias que siempre nos han inculcado. Normalmente en España se ve al asiático como el trabajador sin descanso, el antisociable, el que vive solo para su trabajo.
A veces sin quererlo, juzgamos sin conocer una cultura, país o nación. Afortunadamente hablo de una pequeña minoría, o eso deseo pensar, lo que está claro es que para juzgar un lugar, una cultura o una sociedad, viene bastante bien visitarlo y descubrirlo en primera persona.

• TAIWÁN •

Después de visitar Taiwán dos semanas a pie, bicicleta y motocicleta, he de recomendar este destino cien por cien: Taiwan es una isla verde, limpia y hermosa, donde las personas conviven en armonía. Me sorprendió que a pesar de ver pocas papeleras en la cuidad o alrededores, la gente es muy cuidadosa y extremadamente limpia. No sueles ver ni un solo papel en el suelo, nada de colillas ni chicles pegados a las aceras o carreteras.
Fue asombroso ver cómo limpian sus calles con minis escobillones y cubos de agua ¡A mano!
El camión de la basura lleva música de carrito de los helados, y cuando preguntas el porqué de todo, ellos te contestan amablemente: no hacemos nada de eso, simplemente porque hacerlo estaría mal.
Por lo general el Taiwanés es amable, educado y muy respetuoso. Aprendí a la perfección su saludo 你好 “Nǐ hǎo” y dar las gracias 謝謝 (Xie Xie) son las palabras claves, las escucharás en cada lugar.
Otra apreciación curiosa  que me enamoró es que los perros aquí son tratados como bebés, es muy normal ir por la calle y encontrarte con perritos vestidos dentro de cunas decoradas con mucho amor.

COSAS QUE HACER EN TAIWÁN
– Visitar las maravillosas aguas termales.
– Darte un masaje taiwanés
– Subir caminando Elephant Mountain y ver el atardecer.
– Comer comida típica en los puestos de la playa con una rica cerveza taiwanesa.
– Subir al último piso del 101 (fue uno de los edificios más altos del mundo. En la actualidad no estoy segura, pero creo que ocupa el décimo puesto entre los edificios más altos del planeta) y ver las vistas de todo Taipei.
– Visitar otras ciudades para ver montañas o mar, como Tainán, al sur de la isla, un lugar repleto de manglares.
– Caminar de noche por los mercados nocturnos, descubrir sus costumbres y gastronomía en ellos.
– Visitar sus impresionantes templos e investigar sobre sus creencias.
– Coincidir en alguna fiesta tradicional (allí  podrás conocerlos un poco más).
– Disfrutar de su gente que es maravillosa.

 

* COSAS QUE DEBES SABER SI VAS A VISITAR TAIWÁN
– Los taiwaneses son extremadamente respetuosos y amables. El saludo de hola y gracias están a la orden del día.
– Si vas a visitar alguno de sus templos, es importante saber que señalar es una falta de respeto para ellos. Si algo te sorprende en si coméntalo sin señalar. Si vas hacerlo , hay una forma menos “ofensiva” de señalar, aquí el ejemplo. (foto)
– Antes de pagar o reservar un hotel en la cuidad, asegúrate de ver sus metros cuadrados. La población en Taiwan es muy densa, aprovechan el mínimo espacio para cualquier cosa. Un ejemplo de ello son sus minis hoteles de cápsulas. Para mí es impensable dormir en un ataúd moderno.
– Cuando están enferm@s es habitual verles con una especie de antifaz para la boca. Se lo ponen, no por la contaminación en el ambiente, sino para no contagiar a nadie. Este gesto dice mucho de su cultura.
– Si vas en un autobús, metro o tren, da igual lo lleno que vaya, jamás verás sentado a un Taiwanés en los asientos reservados  para minusválidos, ancianos o embarazadas. Da igual que no haya alguien con esas características dentro del transporte. Es una falta de respeto aunque no estén presentes.


• BOLSILLO •
El día a día, si nos referimos a comida, metro, taxi y demás, es muy barato en comparación con España. Todos los días comimos fuera y se pueden encontrar platos variados bastante ricos por 3 euros, unos 80 NDT (NEW DOLAR TAIWANES), así como el metro, unos 20 dólares un trayecto normal, no llega ni al euro. También he de reconocer que la tecnología aquí no es tan barata como la pintan en internet, es más barata que en España pero no en demasía.
Les encanta ir a la última en móviles y videojuegos, por la calle es habitual ver incluso gente mayor jugando a Pokémon go,  algo que me resultó bastante curioso.

En definitiva, para no extender mucho el post, y una vez habiendo expuesto las situaciones, experiencias y datos curiosos que encontré en Taiwán, me gustaría despedirme con una breve reflexión y aprendizaje que me dejó esta isla.
En Taiwán la sociedad es respetuosa, higiénica y pacífica porque entienden que las cosas funcionan mejor de esa manera, algo que aquí debemos analizar. Si sabemos que tirar basura a la calle no está bien, por el bien de los demás, no debemos hacerlo. Al igual que si nos gusta vivir en paz, debemos empezar por nosotros mismos a contribuir, y no hacer la vista gorda.

Ya sabes que si quieres experimentar un viaje a tu interior Taiwan es tu destino.

Sígueme y dale like:
Facebook
YouTube
Instagram
4 comentarios
  1. Qué maravilla de post! Echaba mucho en falta leerte. Cuidas la expresión hasta el más mínimo detalle y describes y cuentas tus experiencias con tanto cuidado que la emoción que has debido sentir al recordar cada una de tus vivencias es absolutamente palpable en tus escritos. Yo el mes que viene me voy de viaje fuera de Canarias por primera vez en años y es la primera vez que salgo de las islas sin familia, que cojo un avión yo sola para reencontrarme con otras personas. Si ya estaba ansiosa, después de leer este post, mis ganas se han incrementado al mil por ciento. Enhorabuena por este blog y gracias por compartir contenido tan enriquecedor❤

  2. Me has transportado hasta ese lugar! Que ganas de visitarlo! 😊❤️. Muchas felicidades por el blog, cada día va creciendo más y más!

Deja un comentario